Practicando el Canvas Personal

BMYcanvas

El facilitador, docente, acompañante, mentor, coach, … si es consciente de su intervención, no deja en ningún momento de ser aprendiz de su experiencia y de la de los aprendices con quienes interactua. Pero eso no debe bastarle para su desarrollo profesional. Necesita ejercitar día a día su aprendizaje con otros maestros, acompañantes, … A mi me encanta estar por la mañana de aprendiz y por la tarde de facilitador de aprendizaje. Y esto es lo que estuve, por ejemplo, haciendo esta semana pasada: Aproveche la oferta de PalmaActiva y participé como aprendiz en el curso Canvas Personal a cargo de Javier González. (Café del Marketing,  Visual Factor+i).

Javier González se define en su blog como consultor y formador como yo, aunque solo coincidimos en parte en nuestra especialización. Creo que el es más marketing y yo más desarrollo de personas.

Javier, durante las 20 horas del curso-taller, nos fue conduciendo eficazmente por el camino del “modelo de negocio personal” apoyándose en gran medida en las herramientas del libro “Tu modelo de negocio” de Tim Clark y en una presentación  de cosecha propia inspirada en  su lean startup.

Esta participación me permitió darme el lujo de dedicar todas estas horas a revisar esta herramienta (el canvas) y su cortejo de herramientas facilitadoras (la rueda de la vida, ¿quién soy yo?, la línea de vida, …)  y a la vez, como ejercicio, revisar mi modelo de negocio personal aunque, ahora me doy cuenta, me centre mucho más en el modelo de negocio que tenemos en  Agencia de Aprendizaje, la empresa que tengo con Toni, olvidándome de algunas facetas de mi desarrollo personal. La suerte es que mi modelo personal y el de Agencia están alineados y por tanto el error no es grave.

En la primera fase, con las herramientas que he nombrado, al final resulta que hemos hecho un importante análisis de nosotros y nuestro propósito. Hemos realizado la reflexión. Ya sabemos quienes somos y que queremos. Guauuu! no es poco.

Ahora nos toca la revisión. ¿Cómo estamos interactuando con el mundo? Deberemos hacernos multitud de interesantes preguntas en relación a los nueve componentes del modelo de negocio. A partir de las respuestas sabremos que añadir, que eliminar, que aumentar y que reducir. Tendremos un modelo de negocio redibujado. Fantástico!!!

Y luego entra lo que nos decía Javier, poner en práctica algunos de los principios de lean startup. Por ejemplo, testar el modelo, trabajar un prototipo, …

Tendremos que planificar, ejecutar y evaluar; modificar, procesos y procedimientos;  redefinir roles; incluir nuevas tareas y funciones en nuestra vida diaria; … Y todo eso tanto si hablamos como ahora de modelo de negocio personal como si hablamos del empresarial. Tal vez la escala sea distinta pero el proceso es semejante.

Y aquí, como al principio del discurso vuelven a aparecer:

  • las habilidades, conocimientos y personalidad de cada uno: la competencia y el talento individual;
  • la capacidad de aprender a aprender a desaprender y a aprender de nuevo;
  • la capacidad de olvidar viejos hábitos y adoptar de nuevos;
  • abandonar viejas creencias y reconciliarnos con nuestros valores personales.

No es fácil pero es posible

Toda un esfuerzo que vale la pena por que nos conducirá a alcanzar nuestro propósito.

¿Yo me apunto? ¿Y tu?

Share Button

No parar, no dejar de aprender

Primera Parte:

Hace unos días estuvimos colaborando como voluntarios en la Jornada #Encamina2013, aprovecho para dar una vez más la enhorabuena al equipo organizador y a todos los participantes. En ella impartieron sendas conferencias Paco Muro, presidente de Otto Walters España y Domènec Biosca, Premio Nacional de Hostelería por su labor como escritor y profesor (FEHR). Ambos coincidieron en muchos aspectos en relación con el análisis de la situación tanto del trabajador como del desempleado, del emprendedor o del empresario.

De sus discursos surgen toda una serie de recomendaciones que anoto seguidamente de forma desordenada.

  • No parar, no estar sin trabajar, no estar sin aprender.
  • Ser los responsables de nuestra formación.
  • Ser proactivos.
  • Debemos tomar las riendas de nuestro comportamiento.
  • Nosotros somos nuestra empresa y debemos conseguir clientes.
  • Saber vendernos como soluciones para las empresas.
  • Que las oportunidades están ahí y no nos vendrán a buscar.

Domènec Biosca en su ¿Me ven guapa? dice:

“Por tanto, los empresarios que estamos expuestos (o sea, todos) a las opiniones de los clientes con sus exposiciones verticales y transversales, necesitamos formarnos mucho, bien y constantemente para querer y saber actuar con inteligencia, es decir, visionar las posibles estrategias de los nuevos éxitos, estudiarlas y saber escoger las más acertadas para conseguir que la “VISIÓN” que se llevan los clientes de nuestro Hotel, Restaurante, Destino, Ocio… sea la que nos hemos propuesto a sabiendas de que en este partido nos jugamos el éxito de nuestra empresa, porque ya sabemos que sin marca solo obtendremos precios de subasta, siendo habitual, cuando no estamos en el cuadro de honor de los mejores, que volvamos a buscar culpables externos, en este caso a la CRISIS o la canción de que los clientes sólo quieren precio.”

Borrad lo de hotel, restaurante, … y substituirlo por vuestro producto, por vosotros mismos, por vuestro CV  y pensad que básicamente es lo mismo si buscáis empresas que os contraten o buscáis clientes para vuestros servicios o productos.

Segunda Parte:

Juandon en su post de esta semana Aprendizaje autodirigido…., el aprendiz toma las riendas!
cita a (Knowles, 1975, p. 18)

“En su sentido más amplio,” aprendizaje autodirigido “describe un proceso por el cual los individuos toman la iniciativa, con o sin la ayuda de los demás, en el diagnóstico de sus necesidades de aprendizaje, la formulación de objetivos de aprendizaje, identificar los recursos humanos y materiales para el aprendizaje, la selección y aplicar las estrategias de aprendizaje, y la evaluación de los resultados del aprendizaje. “

En este articulo se habla del estudiante y erróneamente pensamos que este termino no va con nosotros. Este es el error.  Cuando hablamos de que necesitamos formarnos y que el aprendizaje es un proceso que se prolonga durante toda la vida, nos hemos de ver como estudiantes, como aprendices. Y es cuando tiene  sentido hablar de aprendizaje autodirigido (SDL)  y construir nuestro Entorno Personal de Aprendizaje (PLE).

Es probable que creamos que nos falten habilidades, hábitos y conocimientos, para aprender pero si realmente estamos motivados sabremos adquirirlos. Lo primero aprender a pedir ayuda y a compartir.

Share Button

Hacia el 2013

Caigamos en lo tópico, ¿por qué no? He estado repasando las últimas entradas de conocidos y amigos en linkedin, facebook, scoop.it,, paper.li,  google reader y en los blogs que voy siguiendo y abundan las reflexiones sobre los objetivos alcanzados y sobre todo los propósitos para el 2013.
En realidad, en mi entorno, abundan más los listados sobre tendencias y sobre objetivos para el 2013. Me rodeo más de los que piensan que el movimiento debemos marcarlo nosotros y que en nuestras manos está trabajar por nuestro cambio en lo personal y lo profesional, que no hay que dedicarle mucho tiempo al ¿qué ha pasado? y si a donde voy.
La reflexión que yo hago sobre lo que ha sido Agencia de Aprendizaje en este 2012 la dejo para otro momento. Pero os aseguro que la hemos hecho.
Realmente lo que nos interesa es a donde queremos llegar. Es más, no solo o incluso no tanto donde queremos llegar si no, como queremos llegar: en que estado personal queremos llegar, con quien queremos hacer el camino, por donde queremos pasar, en donde queremos hacer parada y fonda, … y mucho espacio para la sorpresa, la improvisación, la capacidad para enamorarnos de una idea, de un proyecto.
Nos miramos a nosotros mismos.
Decidimos cual es nuestra meta.
Revisamos donde estamos.
Nos trazamos el camino.
Escogemos que valores queremos que nos acompañen.
Qué debemos cambiar.
Qué debemos aprender.
Y no esperamos a mañana. Empezamos a movernos hoy.
No será un camino de rosas.
No os creáis que siempre  alcanzaremos la meta prevista inicialmente.
En muchas ocasiones conviene revisar si la meta realmente vale la pena.
Revisar si vale la pena anteponer los esfuerzos para conseguir nuestra meta a otros aspectos de nuestra vida.
Averigüemos lo que realmente nos importa y seamos consecuentes.
En Agencia de Aprendizaje  le damos valor a lo que nos importa porque es lo que nos motiva.
En Agencia de Aprendizaje te podemos ayudar a aprender lo que necesites aprender para llegar donde quieras llegar como profesional.
En Agencia de Aprendizaje te escuchamos. Queremos que nos cuentes donde quieres llevar a tu organización. Te podemos ayudar
¿Emprendedor? ¿Intraemprendedor?. ¿Sabes cual es tu idea? ¿Qué necesitas?
Share Button

Parar, levantar la vista

Me parece que hoy me va a salir un post más adecuado para mi página personal que para esta. Bueno, ¿acaso hay diferencia?. En mi caso (nuestro) no.

Somos dos socios, Toni y yo. Cada uno tiene su blog desde antes de asociarnos y cada uno escribe en el cuando le place. Acordamos que en semanas donde tuviéramos que rentabilizar el tiempo, priorizaríamos nuestro blog “corporativo” frente al nuestro individual. O sea, que antes dejamos en silencio al otro que a este.

Y, ¿a qué venia todo esto?. Pues a que hoy priorizo escribir en Agencia de Aprendizaje y no en mi otro blog aunque mi reflexión sea más personal que corporativa. No se porque, pero tenia necesidad de justificarme y aquí queda escrito.

Pues, a lo que iba. Uno de los placeres de esta mi nueva etapa de la vida es pasarme un par de horas (los mallorquines cuando decimos un par de horas nos referimos a unas cuantas, o sea, probablemente más de dos)  al día leyendo blogs, artículos científicos (hay entradas en blogs que también son auténticos artículos científicos) o capítulos de libros, en la mayoría de los casos a través de Internet. Pues eso, que me mantiene al día en relación con mis intereses personales que ahora coinciden con los profesionales.

Y, ¿por qué digo esto?. Resulta que me estoy dando cuenta que una de las cosas que hubiera podido hacer mejor en mi etapa de trabajador por cuenta ajena hubiera sido mantener este hábito: el del aprendizaje continuo basado en una visión estratégica. No digo que no me formara. Si lo hacia, pero con unas miras a resolver las tareas del día a día  inmediatas y solo cuando necesitaba mejorar algo o hacer algo nuevo por demanda. Luego lo complementaba: ahora con un curso, al cabo de unos meses un congreso, al año siguiente un curso de larga duración, … Y en la mayoría de los casos no había una excesiva proactividad ni un ajuste a una visión estratégica. Si que formaban parte de un Plan de Formación que estaba diseñado siguiendo las pautas “correctas”, pero llegaba tarde y descafeinado.

Ahora me doy cuenta que:

  • el día a día me mantenía atado a unas determinadas tareas que priorizaba y a las que rendía culto como a diosas;
  • cuando cortaba con ellas, al salir de la oficina, me llevaba colgando a alguna de la espalda de forma que, al ponerme en casa frente al ordenador, buscaba evadirme y huía de cualquier cosa seria. Y, sin embargo, aun, a veces, seguía rindiéndoles tributo;
  • había llegado un punto en el cual, al igual que el leñador, ya no era capaz de detectar cuales eran mis necesidades: las que me impedían sentirme mejor y ser más productivo;
  • Y no solo esto: no levantaba la vista y no veía que le pasaba al bosque, al igual que los personajes del queso.

¿Y entonces?

  • O no había nadie la organización que se diera cuenta y me diera un toque,
  • o yo no era capaz de interpretar sus insinuaciones.

Ya sabéis, podemos prevenir o, si ya no estamos a tiempo, gestionar.

  • Paremos de vez en cuando y hagamos una reflexión sobre el día a día y cuan afilada está nuestra hacha. Y seamos proactivos. Por nuestro bien.
  • Si tenemos responsabilidades sobre colaboradores o si simplemente somos compañeros de trabajo, levantemos la vista y miremos a nuestro alrededor, tal vez alguien necesita afilar su hacha y no se ha dado cuenta.
  • Y no descuidemos de mirar por encima de nosotros, tal vez el bosque ya no es lo que era, o hay nuevos aserraderos, o …
  • Pensemos no solo en el aprendizaje para la mejora continua si no también en el aprendizaje para la innovación.
  • Si tienes o tenéis dudas sobre el cómo o el cuando o incluso el qué, habladlo entre vosotros y, por supuesto, poneos en contacto con nosotros. Estaremos encantados de colaborar.

No se exactamente por que pero la inspiración para este post me surgió  después de leer:

  • Castañeda, L. (07/12/2012). Capital humano o Capacidad humana. ¿Educación para el desarrollo económico?. Consultado el 10 de diciembre de 2012.

http://lindacastaneda.com/mushware////index.php/caphumanocaphumana

al que fui conducido por:

  • Roman, M.(09/12/2012). LA “MOVIDA DEL LEARNING”. ESPERO, SEPAN PERDONARME. Consultado el 10 de diciembre de 2012.

http://ojalaporlomenos.blogspot.com.es/2012/12/la-movida-del-learning.html

¿Serendipia tal vez?

Share Button

Las Organizaciones y el Aprendizaje

Siguiendo el discurso de Joaquín Gairín Sallán:

“Si consideramos a la organización que aprende como aquella que facilita el aprendizaje de todos sus miembros y continuamente se transforma a sí misma, estamos resaltando el valor del aprendizaje como la base fundamental de la organización. El desarrollo de la organización se basa en el desarrollo de las personas y en su capacidad para incorporar nuevas formas de hacer a la institución en la que trabajan.”

“No todo es previsible y planificable en la vida organizacional. Hay situaciones rutinarias y relativamente fáciles de solucionar, pero también las hay complejas cuya solución requiere la puesta en funcionamiento de nuevas habilidades. Se plantea así un desafío a la organización que tan sólo puede ser superado a partir del aprendizaje. Más que decidir lo que vamos a hacer en el futuro, parece necesario tomar ahora las medidas que nos pongan en condiciones de poder decidir adecuadamente cuando en el futuro sea necesario. Las organizaciones más capaces de enfrentarse al futuro no creen en sí mismas por lo que son, sino por su capacidad de dejar de ser lo que son, esto es, no se sienten fuertes por las estructuras que tienen, sino por su capacidad de hacerse con otras más adecuadas cuando sea necesario.”

Para que la organización aprenda, es necesario aunque no suficiente, que exista el aprendizaje individual íntimamente ligado al aprendizaje colaborativo y cooperativo.

Desde Agencia de Aprendizaje, estamos investigando en esta linea y aplicando la experiencia adquirida al diseño de acciones de aprendizaje para el cambio en los profesionales y las organizaciones.

En las organizaciones, apostamos por los Planes de Aprendizaje surgidos del Análisis de Necesidades desde la Visión Estratégica. Dichos planes, se cruzan con las necesidades de mejora de los equipos y de las personas. El resultado son los Planes Personales de Aprendizaje que incluyen los Entornos Personales de Aprendizaje y su vertiente más presencial en el propio lugar de trabajo.

Esta es nuestra propuesta. ¿Qué opinas?

Share Button