Las competencias del empresario en las Mipyme

El tema de las competencias no es algo nuevo para mí. Desde que empecé a escribir en este blog y en el mío, le he ido dedicando muchos posts:

En Y de que hablamos cuando hablamos de empleabilidad presenté su definición, bueno, alguna que me parecía apropiada.

En ¿Qué competencias?, las enumeraba y las clasificaba de una de las maneras que creo más útiles.

En Competencias para emprender, me refería a un buen artículo de José Antonio Marina donde nos señala como define la Comisión Europea el Espíritu Emprendedor.

En los siguientes posts Aprender a AprenderCómo asumir responsabilidades profesionales¿Sómos responsables en el trabajo?, profundizaba en dos de las competencias más valoradas, junto a la capacidad de tomar decisiones y asumir riesgos y la de planificación y organización, tanto desde el punto de vista de la empleabilidad como el de la emprendeduria y la gestión empresarial.

En Nuevos enfoques en la mejora de las competencias, hablaba de un estudio de gran impacto del cual es responsable Cristóbal Cobo“Competencias para empresarios emprendedores: contexto europeo”, y del que yo me estoy sirviendo profusamente. Es un estudio denso pero recomendable para cualquier empresario presente o futuro. También recomendable para gestores de asociaciones empresariales y técnicos que estén en proyectos de apoyo a las Mipyme o a emprendedores.

Por otra parte Toni Roig, mi socio, también a posteado sobre competencias, por ejemplo en Mariner@s para “tiempos líquidos”, nos decía que “Lo que nos interesa es cómo potenciando las competencias y las habilidades de las personas conseguimos una sociedad mejor, con unas empresas más eficientes” y citaba a Guy Claxton, citado por Laura Rosillo recordándonos que “el aprendizaje continuo significa tener la capacidad de comprometerse inteligentemente con la incertidumbre y persistir frente a la dificultad cuando importa.”

Todo eso viene al hilo de que el próximo martes 5 de febrero a las 9.30 doy una charla en Feim TIC con el título: “Empresario competente, empresa eficiente”. La intención es que conversemos en relación a las claves para mejorar las competencias de una empresa.

Como ya se dice en alguno de los documentos ya citados, la redefinición del mercado multinacional en los últimos tiempos está presionando al sector de las Mipymes, que se enfrenta a constantes cambios en la demanda. La actividad diaria en el desarrollo empresarial es cada día más compleja y, por ello, se hace necesario un aprendizaje permanente. Es necesario poner en marcha experiencias de aprendizaje dinámicas, más focalizadas y adaptadas a las cambiantes demandas del mercado.

En este sentido, aprender a aprender es una competencia fundamental que habrá de adoptarse dentro de la empresa. Para las Mipymes es fundamental atender a tres tareas principales: la formación en el ámbito competitivo, la creación de capacidades organizacionales, y la definición de objetivos y adopción de medidas para alcanzarlos.

Conversaremos, decía, para despejar estas tres cuestiones:

¿Cuáles son las competencias que tienen mayor trascendencia en el mundo de las Mipymes?

¿Cuáles son las necesidades (de aprendizaje) de nuestra empresa?

¿Qué capacidades tenemos para resolverlas?

Seguro que llegamos a conclusiones interesantes y puede que tracemos un camino para emprender juntos.

Share Button

Las Organizaciones y el Aprendizaje

Siguiendo el discurso de Joaquín Gairín Sallán:

“Si consideramos a la organización que aprende como aquella que facilita el aprendizaje de todos sus miembros y continuamente se transforma a sí misma, estamos resaltando el valor del aprendizaje como la base fundamental de la organización. El desarrollo de la organización se basa en el desarrollo de las personas y en su capacidad para incorporar nuevas formas de hacer a la institución en la que trabajan.”

“No todo es previsible y planificable en la vida organizacional. Hay situaciones rutinarias y relativamente fáciles de solucionar, pero también las hay complejas cuya solución requiere la puesta en funcionamiento de nuevas habilidades. Se plantea así un desafío a la organización que tan sólo puede ser superado a partir del aprendizaje. Más que decidir lo que vamos a hacer en el futuro, parece necesario tomar ahora las medidas que nos pongan en condiciones de poder decidir adecuadamente cuando en el futuro sea necesario. Las organizaciones más capaces de enfrentarse al futuro no creen en sí mismas por lo que son, sino por su capacidad de dejar de ser lo que son, esto es, no se sienten fuertes por las estructuras que tienen, sino por su capacidad de hacerse con otras más adecuadas cuando sea necesario.”

Para que la organización aprenda, es necesario aunque no suficiente, que exista el aprendizaje individual íntimamente ligado al aprendizaje colaborativo y cooperativo.

Desde Agencia de Aprendizaje, estamos investigando en esta linea y aplicando la experiencia adquirida al diseño de acciones de aprendizaje para el cambio en los profesionales y las organizaciones.

En las organizaciones, apostamos por los Planes de Aprendizaje surgidos del Análisis de Necesidades desde la Visión Estratégica. Dichos planes, se cruzan con las necesidades de mejora de los equipos y de las personas. El resultado son los Planes Personales de Aprendizaje que incluyen los Entornos Personales de Aprendizaje y su vertiente más presencial en el propio lugar de trabajo.

Esta es nuestra propuesta. ¿Qué opinas?

Share Button

La optimización de los procesos de aprendizaje

Al tomar consciencia de la necesidad de valorar la eficiencia y eficacia de los recursos de cualquier tipo,  nos exigimos desarrollar habilidades para seleccionar, en cada caso concreto, la variante óptima de estructuración del proceso de aprendizaje, que nos conduzca, por la vía más corta, a la solución efectiva y correcta de las tareas planteadas.

Por eso actualmente ha surgido la necesidad imperiosa de optimizar el proceso de aprendizaje.

El término “óptimo” significa “lo mejor”, desde el punto de vista de determinados criterios, en condiciones específicas. Pueden tomarse como criterios de lo óptimo, la efectividad y la eficacia.

En este caso, proponemos como optimización del proceso de aprendizaje a la selección de la mejor variante de estructuración del mismo, orientada hacia un fin que sugiere, en un tiempo determinado, la mayor efectividad posible para mejorar determinadas competencias de un grupo de profesionales.

Es necesario tener en cuenta que el término óptimo no es igual al término “ideal”. Cuando se habla de lo óptimo se destaca, obligatoriamente, que se trata de los mejores resultados posibles, no de forma general, sino en las condiciones concretas de una determinada empresa, o de un determinado grupo; o sea, se tiene en cuenta todo un conjunto de posibilidades con las que cuentan los formadores y los aprendices. Lo óptimo en unas condiciones no lo es en otras. Las búsquedas de las variantes óptimas deben combinarse simultáneamente, con los esfuerzos encaminados a mejorar las condiciones para el funcionamiento del proceso docente.

Por consiguiente, la optimización del proceso de aprendizaje no es una nueva forma o método de enseñanza, es un principio peculiar de la actividad de Agencia de Aprendizaje, una determinada metodología para dar solución a cualquier problema de aprendizaje, calculada especialmente para lograr un mayor número de resultados posibles, en las condiciones existentes y en un plazo determinado, en la medida de las posibilidades, en menos tiempo y con esfuerzos mínimos. Es decir, que la optimización guarda estrecha relación con la racionalización de los procesos de aprendizaje, y por eso contribuye tanto a mejorar en la práctica la solución de los problemas de la formación, como también a disminuir los recursos necesarios.

Share Button